3 consejos para cuando tus hijos no quieren comer

Los dos años de edad son una etapa difícil, en la mayoría de los casos los niños no quieren comer a esa edad. La razón es muy natural y se resumen en esta pequeña frase “Los niños comen por necesidad; no por obligación”  hay que tener en cuenta que la cantidad de comida que cada persona necesita es muy variable y depende de factores como el tamaño corporal, peso y altura.

Generalmente es entre los 5 y 7 años (cuando los niños comienzan a abrir su apetito) si has notado que pasa esta edad y aún tú hijo no quiere comer, te dejamos 3 recomendaciones que podrán ayudarte a que tus hijos coman.

  1. Crea un ambiente agradable a la hora de comer: La hora de comer es un momento muy especial en donde puedes generar una oportunidad de convivencia entre tu familia y tú. Evita tener distracciones como: la televisión, juguetes u objetos con los que tu hijo pueda distraerse y ocasionar que no coma.
  2. Ofrece porciones pequeñas: De esta forma tu hijo cambiará la percepción de comida, muchas veces si el plato se ve lleno tú hijo pensará que es demasiada comida y no querrá comerla. En cambio si le sirves un porción pequeña en un plato más grande la percepción cambia.
  3. Evita darle antojos antes de la comida: Muchas veces cuando eres niño tienes antojos y es muy común que tus hijos te pidan un dulce o cualquier otro tipo de aperitivo. Es importante que te re uses a darle eso, ellos deben aprender a que todo tiene un tiempo y hora establecida. Además si le das alguna de estas cosas lo llenarás pero no lo nutrirás.

La alimentación es  vital en el crecimiento y desarrollo de los niños, sin embrago, en algún momento será también una satisfacción y comerán lo que más les guste.

                   ¡Tomalo con calma! 😉 

 

La importancia de la familia para un óptimo desarrollo en los niños

Todos sabemos que la infancia es una de las etapas cruciales en el desarrollo del ser humano, pues es el momento donde comenzamos a formar nuestro carácter, personalidad y lo más importante nuestro autoestima. En los primero años de vida de un niño comienzan a ganar el control de su cuerpo y movimiento, sin embrago, a nivel psicológico, los niños muestran una fuerte voluntad de explorar y descubrir cosas según Jean Piaget; a esto justo se le llama “el motor del aprendizaje”. 

Por lo que en esta etapa los niños son sumamente susceptibles a los comentarios y les afecta de manera diferente que en la edad adulta, por eso es importante llevar una buena comunicación e impulsar el buen desarrollo de tus hijos.

Aquí te dejamos 5 tips de lo que puedes hacer para generar confianza entre tu hijo y tú.

  1. Escuchar: Escuchar a tus hijos es la clave para saber lo que piensan, quieren y sienten. Si generas un plática en donde el 60% se escuchar y el otro 40% hablar te darás cuenta de como será muy fácil conocer a tu hijo. Otra cosa importante es no juzgar. 
  2. Saber responder: Una vez que hayas conseguido la confianza de tu hijo; no lo juzgues, ni le grites y mucho menos lo regañes por las cosas que hizo. Lo mejor es dar un consejo de manera positiva, siempre siendo realista, hazle saber que “toda acción tiene una consecuencia”, es muy importante que tus hijos vayan forjando un carácter y sí no es algo tan malo, de vez en cuando es bueno que los dejes para solos aprendan de sus actos, pero eso sí, es vital que les hagas sentir que no importa lo que pase siempre estarás ahí para apoyarlo cuando más te necesiten.
  3. Respeta sus desiciones así como sus gustos, pensamientos y opiniones: Tus hijos a la medida que vayan creciendo van a ir adquiriendo sus propios gustos y es muy probable que en más de una ocasión opten por tomar desiciones de las cuáles tal vez tú no estés tan de acuerdo. Pongamos un ejemplo: “Tú odias la comida condimentada y en tu casa jamás hay aceitunas o alimentos con sabores consistentes y sin embrago, un día tú hijo te dice que probo las aceitunas y ahora le gustan”, lo peor que podrías hacer es prohibir a tus hijos algo sólo por que a ti no te gusta, debes comprender que ellos son muy independientes a ti y son seres individuales que en algún momento se irán para hacer un individuo, lo mejor que puedes hacer es respetar la persona en la que se está convirtiendo tu pequeño.
  4. Muéstrale lo fuerte que eres: En las primeras etapas los niños aprenden imitando, su nivel de observación esta mucho más despierto, por lo qué todo lo que hagas ellos lo intentarán imitar, esto es una excelente oportunidad para mostrar una actitud fuerte ante situaciones difíciles, así ellos verán que la vida puede muchas veces ponerte en situaciones complejas pero la forma en como reacciones frente a esto es lo que hará la diferencia entre una persona fuerte y una débil.
  5. Evita compararlo: Sí tú hijo tiene hermanos o hermanas evita compararlo con ellos… frases como: ¿Por qué no eres como tú herman@?, ¿Por qué no puedes sacar buenas calificaciones como tus hermanos?. Son palabras que sólo ocasionarán que su autoestima baje muchísimo pues creerá que es menos y puede que toda la vida crezca bajo las sombras de su hermano. Además esto puede provocar resentimientos entre su hermano y él; lo mejor es resaltar las cualidades de cada uno y saber que en algunas cosas uno será mejor que otro pero siempre destaca los éxitos de cada uno con frases como: “Eres el mejor jugador” “Eres muy bueno en clase de matemáticas” etc. 

           Recuerda que lo más importante de todo es lograr que tus hijos crezcan con un buen autoestima pues en el futuro esto se traducirá en un individuo fuerte y con criterio propio que es responsable de sus acciones. 

Semana Santa con niños

,

Cada vez se acercan más las vacaciones de semana santa y es por eso,  que te dejamos una lista de 5 cosas que puedes hacer con tus hijos sin tener que gastar mucho y además dejarles una buena enseñanza, por qué:

¡Combinar educación y diversión sí es posible!

  1. Visitar un zoológico: Nada mejor que acercar a tus hijos con la naturaleza, además ayuda a crear en ellos un mayor conocimiento y conciencia acerca de la biodiversidad de nuestro planeta.  Además mostrarles la vida animal es una experiencia que jamás van a olvidar.
  2. Ir a una feria: No hay nada mejor para un niño que asistir a un lugar lleno de juegos mecánicos y juegos de destreza esto ayudará a que juntos pasen un día lleno de adrenalina y destreza.
  3. Ver una obra de teatro: Una excelente forma de enriquecer a tu hijos de cultura de una manera divertida es llevándolo al teatro,  te aseguramos que la pasarán increíble pues el teatro los hace partícipes de lo que les ocurre a los personajes y ayuda a desarrollar su imaginación y a ser empáticos con los protagonistas.
  4. Ir a un balneario: En estas fechas el calor es muy fuerte, por lo que ir a una alberca es la perfecta opción para refrescarse y divertirse al mismo tiempo… en México existen muchos balnearios con toboganes que harán que tus hijos se la pasen increíble. Además esto es un buen ejercicio que ayudará a su condición y salud física.
  5. Hacer un picnic o un campamento: El campamento ayudará a que tu hijo se desarrolle individualmente y madure, pues estará en un ambiente natural lo que hará que saque a la luz facetas que normalmente no utiliza al estar en su zona de confort.

Ahora si estás listo para vivir las mejores vacaciones con tus hijos… pero recuerda, lo más importante es pasar tiempo de calidad con ellos estén donde estén.