No hay que obligar a comer a los niños. Te explicamos por qué.

, , ,

Las necesidades nutricionales de cada persona (independientemente de su edad) son muy diferentes, y por ende su ingesta también, y ésta no puede establecerse por edades ni por género, debido a que aunque podrían considerarse relativamente similares, no lo son, ya que los niños no son igualmente activos unos entre otros, por lo tanto su cuerpo no tiene misma necesidad de comer cantidades iguales.

Según el estudio ‘Just three more bites‘ de la Universidad de California, el 85 por ciento de los padres o cuidadores obliga a comer a sus hijos todo está en su plato (aunque ellos no quieran más).

No es necesario que compares lo que come tu hijo con lo que comen sus amigos, ya que solo él sabe la cantidad de comida que necesita.

Es complicado determinar cuánto debe comer nuestro hijo, pero aun asi, nunca, bajo ningún concepto, hay que obligar a comer a los niños.

A continuación te compartimos 5 puntos en donde explicamos por qué es importante que no obliguemos a nuestros peques a comer.

1- Obligar a un niño a terminarse toda la comida del plato, es obligarle a comer más de lo que necesita. Puede darse el caso de que sea una comida que el niño come gustoso, y acceda de buen grado, aun sin ganas, a terminarse el plato, dándonos la sensación de que si quería comer y si tenía hambre, cuando en realidad no es así. Hay que escucharlos y respetar sus decisiones.

2- Cuando los obligamos a comer, estamos consiguiendo hacer de la hora de la comida una pequeña tortura diaria, así el niño cada vez llegará con menos ganas y nosotros con menos paciencia, afectando a la relación padre-hijo.

3- Hacer del acto de comer un momento desagradable afecta a las connotaciones sociales, pudiendo afectar a la manera de relacionarse y de socializar del pequeño.

4- Los hábitos alimentarios se establecen durante la infancia, por lo tanto obligar a un niño a terminarse la comida del plato está estableciendo unos hábitos inadecuados. Estamos haciendo al niño ignorar sus instintos e incitándole a establecer una rutina muy poco saludable, terminarse el plato, que puede ser el primer paso hacia la obesidad.

5- Obligando a comer al niño estamos dándole a entender que es normal que sea otra persona la que toma decisiones sobre su cuerpo, enseñándoles que no son ellos los que tienen el control y que es aceptable que alguien más tome decisiones por ellos.

Estamos limitando su autonomía, lo cual les frena a la hora de tomar decisiones, encubriendo y reprimiendo las señales de saciedad de su propio cuerpo, de nuevo favoreciendo el sobrepeso y allanando el camino hacia la obesidad.

Lo mejor que podemos hacer es observar a nuestros hijos, ofrecerles porciones adecuadas según lo que observemos, y respetar que sus necesidades pueden variar de un día a otro.

Si la oferta de alimentos es saludable, con alimentos de alta densidad nutricional, nuestros hijos sabrán cuánto comer para cubrir sus necesidades.

¡Provecho!

Cinépolis y Cinemex festejan el mes patrio con funciones a 20 pesos

La Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica (Canacine) informó que Cinépolis y Cinemex festejarán el mes patrio con entradas a un precio de 20 pesos en ciertas películas.

Esto es con la iniciativa de promover el cine de nuestro país y celebrar el Día Nacional del Cine Mexicano que se festeja el 15 de agosto, según la pagina de Canacine.

También declaró que la segunda edición de la Fiesta del Cine Mexicano (del 6 al 12 de septiembre) tendrá el reestreno de 15 películas mexicanas, las cuales incluyen cinco películas clásicas y 10 películas estrenadas en el ultimo año.

La Fiesta del Cine Mexicano estará programada en alrededor de 750 salas en todo el país en Cinépolis, Cinemex, Citicinemas, Xtracinemas, Cinemagic y Cinebox, así como en varios independientes.

La organización de la Fiesta implico la coordinación y colaboración de 30 instituciones y empresa de la industria del cinematográfica.

Lo que tu peque dice a través de sus dibujos

,

Como papás debemos saber que, a través de los dibujos los niños manifiestan muchas de las cosas que sienten, piensan y perciben sobre la gente que los rodea y sobre su entorno en general. Es por ello que debemos poner atención a este tipo de expresiones debido a que podremos obtener información importante sobre lo que nuestro peque se encuentra experimentando en su vida y su contexto.

El dibujo es uno de los medios de comunicación que tiene un niño con el mundo. Pero recuerda que para interpretarlos se deben seguir ciertos protocolos que solo pueden realizar de manera apropiada las personas cualificadas como psicólogos, psiquiatras, etc.

A pesar de eso, puede haber ciertas pautas que ayudan a interpretar los dibujos de los niños, pero de una manera puramente orientativa y muy generalizada. Aquí te compartimos algunas de las pautas de las que sirven para orientar a los padres sobre lo que quieren decir las creaciones de sus niños.

Cómo evolucionan los dibujos del niño según la edad

A los 18 meses
Los niños de 18 meses hacen trazos en líneas rectas (zig-zag), debido a que solo articulan el codo. La muñeca y los dedos aún están rígidos.

Algo antes de los 2 años
Empiezan a aparecer formas circulares que implican ya la articulación de la muñeca. Estos trazos no tienen ninguna intención representativa y no se deben a una planificación previa. En realidad, son solo un acto motor.

Entre los 2 años y medio y 3 años
Ya combinan formas rectas y circulares, y empiezan a relacionar sus producciones gráficas con objetos y personas. Aparecen los llamados “garabatos”.

Entre los 3 y los 5 años
Tienen un mayor control del trazo debido a su progreso en el control óculo-manual, en el uso de la articulación de la muñeca y en un mayor control de los movimientos de los dedos. En estas edades ya controlan el punto de partida y llegada del trazo, y los combinan para obtener figuras o reproducir objetos.

Aparece la conciencia de que está dibujando y el garabato empieza a tener intención representativa. Así pues, ya podemos hablar de dibujos. Comienzan a surgir las primeras representaciones de figura humana. Aunque tengamos que echarle imaginación, combinan círculos para cabeza y palitos para los miembros de la figura.

De los 5 a los 8 años
Comienzan a añadir a sus dibujos un mayor número de detalles. Ya desarrollan imágenes progresivamente más realistas y cada vez más complejas conforme avanzamos en la edad y nos acercamos a los 8 años. A lo largo de esta evolución, los dibujos irán incorporando más detalles (cejas, orejas, pestañas), ropa u otros complementos.

A partir de los 4 o 5 años, la figura humana que dibujan no aparece sola, sino acompañada de objetos, animales o de otras personas. Conforme avanzamos en la edad, las cosas que dibuja están llevando acciones e interacciones que ya no serán estáticas.

Claves para interpretar los dibujos de los niños

Posición del dibujo
Los dibujos que se sitúan en la parte superior del papel están relacionados con el intelecto, la curiosidad, la imaginación. Los hechos en la parte inferior nos están indicando las necesidades físicas y materiales que el niño pueda tener. Si el dibujo está hecho en el lado izquierdo, nos dice que sus pensamientos giran en torno al pasado. Y si son en el lado derecho, sobre el futuro. Si se encuentra situado en el centro del papel, representa el momento actual.

Dimensiones del dibujo
Si el dibujo es grande, muestra cierta seguridad. Si las formas son pequeñas, nos está diciendo que ese niño necesita poco espacio para expresarse, pero también puede indicar que es un chico reflexivo o con falta de confianza en sí mismo.

Trazos del dibujo
Trazos continuos y sin interrupciones denotan a un niño dócil, mientras que si está borrado o cortado, puede indicar que ese chaval es más impulsivo e inseguro.

La presión del manejo
Si el dibujo está hecho con una buena presión, nos indica voluntad y entusiasmo. Si está hecho con mucha presión, cuanto más fuerte sea, mas agresividad existirá. Cuanto más flojo sea el trazo, nos indica cansancio físico y falta de voluntad.

Los colores del dibujo
Rojo: Representa la vida, lo activo, el ardor.
Amarillo: Alegría de vivir y curiosidad.
Naranja: necesidad de contacto público y social e impaciencia.
Azul: Paz y tranquilidad.
Verde: Sensibilidad, cierta madurez e intuición.
Negro: Representa el inconsciente.
Marrón: Planificación y seguridad.

Si el dibujo está hecho con un solo color, suele denotar falta de motivación o pereza.

Recuerda que esta información es solo orientativa. Si quieres una interpretación exhaustiva de los dibujos del niño para que te digan cómo está el chico emocionalmente, es necesario que acudas a un especialista en ese campo.

Fuente: psicologiaparaninos.com

¿Cómo enseñar a los niños a enfrentarse a las burlas?

,

Los niños pueden llegar a ser muy crueles, muchos se comportan de esa forma porque no han desarrollado completamente la capacidad de ser empáticos, es decir, ponerse en el lugar del otro.

Los niños nacen siendo demandantes, exigiendo cuidados, y con el paso del tiempo, comienzan a desarrollar la empatía. Por supuesto, también depende de la educación que hayan recibido en casa.

Siempre es importante preparar a tu hijo para que esté preparado y pueda hacer frente a las burlas sin que recurra a la violencia. De esta manera le ayudarás a crear una protección emocional que cuidará su autoestima.

Ser humillado es doloroso

Según expertos, las heridas que causa la humillación son mucho más profundas de lo que creemos, ya que desencadenan una reacción a nivel cerebral mucho más intensa que la alegría e incluso que la ira.

La humillación no solo es una sensación muy negativa sino que también se percibe a nivel cerebral como un dolor, lo que desencadena a tener consecuencias que se transportan hasta la adultez, creando a una persona insegura y/o a alguien que responde con agresividad bajo la menos provocación.

¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos?

Averigua lo que está pasando

Como primer paso debemos entender las circunstancias. ¿Por qué se producen las burlas? ¿Dónde ocurren generalmente? ¿Cómo ha reaccionado el pequeño? …etc, se trata de que entiendas si, de alguna forma, tu hijo puede estar provocando las burlas y si estas son puntuales o se han vuelto regulares, en cuyo caso estaríamos hablando de acoso.

Ignorar la burla puede hacer que desaparezca

Explícale a tu hijo que cuando los niños se dan cuenta de que sus bromas surten efecto, porque provocan enfado o vergüenza, se envalentonan. Por eso, la mejor estrategia suele ser ignorar las bromas. Como los niños burlones lo que buscan es divertirse, cuando vean que no consiguen su objetivo, se darán por vencidos. Recuérdale a tu hijo que “a palabras necias, oídos sordos”.

Enséñale a responder con rapidez

En algunos casos, una respuesta rápida e ingeniosa, desarma al burlón. Sin embargo debes dejarle claro a tu hijo que no se trata de responder con otra burla o con la violencia sino de forma que confunda al otro y le haga ver que su broma no ha triunfado. Por ejemplo, si alguien se ríe del tamaño de sus orejas, puede decirle algo como “así puedo oírte mejor”. De esta forma el otro niño comprenderá que no le va a seguir el juego.

Muestra tu lado más comprensivo

En algunas ocasiones los padres no reaccionan bien cuando sus hijos les cuentan que alguien se está burlando de ellos. Algunos, en vez de apoyarles y mostrarse empáticos, les tachan de “llorones” o se enojan. Sin embargo, la mejor estrategia es transmitirle amor y ser comprensivos. Por ejemplo, puedes contarle aquella vez en que se burlaron de ti y explicarle cómo te sentiste y como lo solucionaste.

Fomenta las amistades positivas

Para evitar que las burlas lastimen su autoestima, fomenta las amistades positivas de tu hijo. Permítele que pase tiempo con sus amigos y que se divierta. Cuando los niños tienen un círculo de amigos suelen sentirse más seguros y los otros niños se lo pensarán dos veces antes de meterse con ellos.