LA IMPORTANCIA DEL ORDEN Y LA LIMPIEZA EN LA ETAPA INFANTIL

, , ,

Por Elena Díaz. (Elena es maestra de fomento a la lectura infantil, redactora y activista por los derechos de los animales). Síguela en: @Elena6Morado

El orden y la limpieza son vitales porque, en gran parte, reflejan nuestro estado anímico (incluso los psicólogos lo asocian a la autoestima y a la convivencia familia), además de que motiva a trabajar, estudiar y a continuar manteniendo un sitio espacioso, iluminado, limpio y sin distractores. Esto aplica para adultos, jóvenes y niñ@s, pues entre menos cosas tengamos en un hogar, más fácil y rápido será limpiarlo; incluso destinaremos menos tiempo, dinero y preocupaciones a cuidar y mantener lo que poseemos. Por ejemplo: ¿Cuántas veces nos desesperamos porque no hallamos las llaves del auto? Y al intentar encontrarlas, tenemos que mover todo un montón de cosas que no sabemos para qué tenemos, pero ahí están ocupando espacio y almacenando polvo.

Pero ¿Qué pasa cuando ya tenemos montones de prendas, juguetes y accesorios en la habitación del peque y deseamos mantener el orden y la limpieza? Te propongo algunos puntos que deseo te sean de utilidad:

1.- Acuerdos entre familia: La práctica les ayudará a lograr el objetivo. No es necesario fijar una fecha exacta para una limpieza, bastará con que diariamente todos los integrantes de la familia dejen las cosas en su sitio, recojan lo que se ha caído y eviten comprar más objetos que no necesitan.

2.- Sí queremos desechar, donar o vender: Es una idea maravillosa porque no estarán generando más basura, sino que le darán un uso a aquello que a ustedes ya no les sirve. No quiere decir que regalemos lo indeseable a otros ¡No! Simplemente, se trata de ser generosos con la vida y agradecer lo que tenemos compartiéndolo; así que, por ejemplo, busca entre las cosas de tu peque aquellos juguetes que ya no use porque ya no le son divertidos, y juntos acudan a refugio a donarlos.

3.- ¡Hora de limpieza!:Pueden ordenar las cosas por colores, tamaños y formas. Les será de utilidad incluir letreros para que tu peque no se confunda en qué sitio va cada cosa. Pueden hacer más ameno este momento con música de su agrado o un audiocuento.

4.- Todos somos uno mismo: Si tu peque tiene 8 años, ya puede limpiar él solito su recámara, puedes apoyarlo limpiando tu recámara; así lo verá como una manera de imitarte y se sentirá apoyado. Si tu niño o niña es más pequeño, te recomiendo poner los juguetes en una repisa a su altura para que pueda ordenarlos y sacarlos sin inconvenientes. También recuerda que niños y niñas pueden barrer y sacudir, y ningún género lo hace mejor que otro.

5.- Una limpieza profunda, un premio: Considera adaptar la sesión de limpieza a la capacidad del niño y de la niña; es decir: No sería apropiado ponerlo a cargar cubetas de agua o poner sus manitas en contacto con detergentes.

En las limpiezas profundas (aquellas en las que sacamos cosas y muebles de los cuartos, y hasta pintamos una habitación) lo que quieran tirar o regalar, decídanlo juntos. Recuerda que tú conoces a tu peque mejor que nadie: Dialogando y llegando a acuerdos lograrán mucho.

6.- Lo nuevo cabe, pero ya tiene un espacio:Es importante deshacerse de 2 cosas antes de comprar una nueva. Por ejemplo: Si sé que mi peque necesita un suéter azul marino, primero ordenaré su armario para asegurarme de que no tiene uno del mismo color o parecido; y revisaré el estado de las prendas, seguramente, algunas ya ni le quedan y estarán listas para donar a un albergue o regalar a otro peque de la familia; así destino ese espacio a la nueva adquisición.

Por último, verás que con disposición y motivación, toda la familia llevará a cabo sus actividades cotidianas con agrado, incluso se verán reducidas las enfermedades respiratorias a causa de que el polvo y pelusa disminuirá al mantener el orden. Un hogar limpio es un hogar en armonía.

Fuente de información: www.eresmama.com

Puedo hacerlo solito.

,

“Yo puedo hacerlo mamá, déjame hacerlo”, es una frase común que las mamás escuchan todo el tiempo cuando son pequeños los niños.

Es verdad que, para nosotros como madres y padres, es más fácil si nosotros hacemos las cosas, además que es más rápido y así podemos seguir haciendo nuestras cosas; sin embargo, es necesario que dejes a tus hijos hacerlo por ellos mismos, a la larga te ayudará a tomar un pequeño descanso en la ardúa labor de ser mamá.

El hecho de que dejes hacer a tus hijos por ellos mismos las cosas les ayuda a crear confianza en sí mismos, crear independencia además desarrollan su manera de crear orden. Así que con tu ayuda y orientación ellos podrán lograr hacer muy bien sus cosas.

¿Qué pueden o no hacer según su edad?

Entre los 2-5 años

  • Ayúdalos a que recojan su ropa
  • Enséñales a colocar sus trastes sucios en su lugar
  • Muestrales que deben recoger sus juguetes
  • Dales 3 opciones de ropa para que empiecen a elegir que vestir
  • Ayúdalos a que se vistan solos
  • Enséñales a bañarse
  • Invítalos a cocinar contigo

Entre los 6-10 años

  • Dales opciones de tiempo ejemplo: haces la tarea primero y luego te metes a bañar o te metes a bañar y haces tarea.
  • Déjales tareas específicas en los deberes de la casa (limpiar la mesa, tender su cama)
  • Pídeles que organicen sus cosas de la escuela
  • Que te ayuden a preparar su lunch

Para poder reforzar los buenos hábitos puedes crear una pequeña tabla donde deberán ir tachando aquello que hicieron, o colocar una estrella si se cumplió con lo que se estableció en el día, y al finalizar la semana podrás recompensarlo junto contigo con un helado, una salida al parque o alguna actividad que disfruten.

El hecho que tu hijo sienta que lo que hace trae consecuencias positivas, le ayudará a reforzar su autoestima y seguir trabajando su autonomía.

Recuerda que para establecer un buen hábito hay que dar un buen ejemplo, ya que los niños son observadores y aprenden mejor cuando como papás damos un gran ejemplo de lo que nos parece correcto.

Adiós a las mañanas corriendo para ir a la escuela.

¿Te pasa que por más que lo intentas siempre se te hace tarde en las mañanas? 

Las mañanas de escuela siempre son difíciles: levantarse temprano, que se nos olvida algo, que los niños no se apuran, etc. Pues aquí te tenemos unos tips que te podrán ayudar a ahorrar tiempo, estrés y  algunos gritos innecesarios…sí, todos ellos giran en torno a la planeación. 

 Ropa y uniforme. 

Todas las noches deja listo el uniforme para el día siguiente, de hecho, te recomendamos el fin de semana revisar la ropa que se usará toda la semana: desde ropa interior, zapatos, tenis, hasta el suéter, si lo haces podrás ahorrarte unos 10 a 15 minutos por la mañana. 

Útiles y tareas. 

 En el día al día revisa las tareas que tengan que realizar tus hijos (o tú depende del caso) justo después de comer o en el trayecto a casa; así podrás organizar la tarde para realizar las tareas y comprar todo lo necesario para llevarlas a cabo antes de llegar y dormir a tiempo. A la par que revisan útiles, revisa libreta de tareas o las hojas últimas de las libretas para saber si hay algún deber pendiente y poderlo hacer ayudando a repasar lo aprendido y haciendo una reflexión adecuada. 

Recuerda: revisar que todo esté en las mochilas antes de dormir.    

 

El lunch y el desayuno 

El día que hagas las compras para la alacena, planea tanto los desayunos como los lunches que darás a tus hijos. Esto no sólo te ayudará a prepararlos con tiempo, sino que podrás ahorrar al comprar justo lo que necesitas y nutrir mejor a tus niños. 

Bonus: Involucralos en el diseño del menú, así les ayudarás a que conozcan de mejor manera los hábitos de una dieta balanceada y el costo de hacer el mandado. 

 

Dormir a tiempo y descansar. 

Levantarse a tiempo y con energía también te ayudará a ser más puntual en las mañanas, para lograrlo es importante ir a dormir temprano y realmente descansar.  

Para lograrlo te recomendamos: 

  • Ir quitando estímulos visuales (televisión, computadora, teléfono) 30 minutos antes de dormir para poder reducir el estrés neuronal y puedan descansar completamente. 
  • Una cena no muy pesada y también con un mínimo de 30 minutos antes para que el proceso de digestión no cause malestares nocturnos o inclusive pesadillas. 
  • Un rico baño con agua tibia que les ayudará a relajar el cuerpo de las actividades del día. 
  • Y un buen cuento para poder estimular una imaginación tranquila. 

 

Tener preparadas con anticipación las cosas ayudará a tu hijos a reducir el ansia por iniciar el día, a aprender a ser organizados y llegar a tiempo; agregando también el beneficio de salir y trasladarse con seguridad y sin tráfico.  

 

Oye ¿Nos compartes tu técnica personal para llegar a tiempo por las mañanas?