¿Cómo enseñar a los niños a enfrentarse a las burlas?

,

Los niños pueden llegar a ser muy crueles, muchos se comportan de esa forma porque no han desarrollado completamente la capacidad de ser empáticos, es decir, ponerse en el lugar del otro.

Los niños nacen siendo demandantes, exigiendo cuidados, y con el paso del tiempo, comienzan a desarrollar la empatía. Por supuesto, también depende de la educación que hayan recibido en casa.

Siempre es importante preparar a tu hijo para que esté preparado y pueda hacer frente a las burlas sin que recurra a la violencia. De esta manera le ayudarás a crear una protección emocional que cuidará su autoestima.

Ser humillado es doloroso

Según expertos, las heridas que causa la humillación son mucho más profundas de lo que creemos, ya que desencadenan una reacción a nivel cerebral mucho más intensa que la alegría e incluso que la ira.

La humillación no solo es una sensación muy negativa sino que también se percibe a nivel cerebral como un dolor, lo que desencadena a tener consecuencias que se transportan hasta la adultez, creando a una persona insegura y/o a alguien que responde con agresividad bajo la menos provocación.

¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos?

Averigua lo que está pasando

Como primer paso debemos entender las circunstancias. ¿Por qué se producen las burlas? ¿Dónde ocurren generalmente? ¿Cómo ha reaccionado el pequeño? …etc, se trata de que entiendas si, de alguna forma, tu hijo puede estar provocando las burlas y si estas son puntuales o se han vuelto regulares, en cuyo caso estaríamos hablando de acoso.

Ignorar la burla puede hacer que desaparezca

Explícale a tu hijo que cuando los niños se dan cuenta de que sus bromas surten efecto, porque provocan enfado o vergüenza, se envalentonan. Por eso, la mejor estrategia suele ser ignorar las bromas. Como los niños burlones lo que buscan es divertirse, cuando vean que no consiguen su objetivo, se darán por vencidos. Recuérdale a tu hijo que “a palabras necias, oídos sordos”.

Enséñale a responder con rapidez

En algunos casos, una respuesta rápida e ingeniosa, desarma al burlón. Sin embargo debes dejarle claro a tu hijo que no se trata de responder con otra burla o con la violencia sino de forma que confunda al otro y le haga ver que su broma no ha triunfado. Por ejemplo, si alguien se ríe del tamaño de sus orejas, puede decirle algo como “así puedo oírte mejor”. De esta forma el otro niño comprenderá que no le va a seguir el juego.

Muestra tu lado más comprensivo

En algunas ocasiones los padres no reaccionan bien cuando sus hijos les cuentan que alguien se está burlando de ellos. Algunos, en vez de apoyarles y mostrarse empáticos, les tachan de “llorones” o se enojan. Sin embargo, la mejor estrategia es transmitirle amor y ser comprensivos. Por ejemplo, puedes contarle aquella vez en que se burlaron de ti y explicarle cómo te sentiste y como lo solucionaste.

Fomenta las amistades positivas

Para evitar que las burlas lastimen su autoestima, fomenta las amistades positivas de tu hijo. Permítele que pase tiempo con sus amigos y que se divierta. Cuando los niños tienen un círculo de amigos suelen sentirse más seguros y los otros niños se lo pensarán dos veces antes de meterse con ellos.

0 replies

Deja tu comentario

¿Te gustaria opinar?
Sientete libre de hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *