PAZ MENTAL EN NIÑOS Y NIÑAS

En la actualidad, algunos colegios particulares ya incluyen dentro de sus planes de estudio asignaturas como mindfullness, relajación, yoga o meditación. Incluso llevan por nombre las palabras antes mencionadas porque se centran en desarrollar en los estudiantes una mentalidad pacífica y cercana a dirigir la atención al aquí y al ahora desde el inicio del día escolar. Esto debido al incremento en el uso de dispositivos móviles, pero también por la influencia internacional de países como: Estados Unidos, Canadá y Australia, en los que tener el hábito de la atención plena o meditación tiene que ver con la cultura del autocuidado.

Y es que anteriormente se creía que los niños y niñas no necesitaban meditar porque sus preocupaciones y nivel de estrés eran nulos, sin embargo, de acuerdo al sitio web de 88.9 noticias: “En septiembre del presente año se originaron al menos 7 suicidios en menores de edad en el Distrito Federal”. En KidsZone nos preguntamos ¿Será la meditación un hábito para disminuir la frustración, depresión e ideas suicidas en los niños y niñas? Veamos:

Los beneficios de la meditación infantil:

1.- Actitud amable consigo mismo: Invitas a los peques a no ser duros e hirientes consigo mismos. A veces, los adultos infundimos miedo e inseguridades en ellos cuando, por ejemplo, les exigimos una calificación aprobatoria para un examen; pero lo hacemos desde la amenaza. Así que, si has usado la palabra para herir o intimidar, es momento de revertir la situación: Usa la palabra para motivar y tranquilizar.

2.- Escucha activa: Verás que su capacidad de concentración aumentará. Además, gozarán del silencio y reforzarán su apreciación por el mismo. Con niñ@s, sugiero usar la meditación con narraciones cortas, ya que con el silencio absoluto los menores se incomodan ante la incertidumbre de no saber lo que ocurre (sobre todo cuando son novatos o gustan de cerrar los ojos). Así que guíalos y marca las reglas de manera amable y empática. Ten paciencia si al inicio surgen risas o hay nula concentración, puedes interrumpir si dicha situación sube de intensidad. Puedes retomar la dinámica en otra ocasión.

3.- Comprensión de las emociones: Aprenderán la idea de aceptar lo que sienten, retenerlo en su mente (como nos pasa a tod@s) y dejarlo fluir. La meditación no consiste en castigar nuestros pensamientos; sino que permitir que lleguen y se vayan. Por eso, insisto en acompañar mindfullness con cuentos llenos de fantasía en los que los protagonistas sean unicornios, duendes, hadas y bosques para que así el menor de edad pueda concentrarse en lo inimaginable. En cuanto se sientan más experimentad@s, pueden eliminar los cuentos y dejarse envolver por el silencio.

¿En dónde meditar?

Si la escuela donde está tu peque aún no cuenta con esta asignatura, proponla; mientras tanto también checa las actividades de gimnasios o cursos de verano. Y si lo prefieres, háganlo en la intimidad de su casa. Es vital que te informes con publicaciones en libros y revistas sobre el tema para que sepas qué contar y qué música o efectos elegir, sobre todo a la hora de involucrar a niñ@s. Bastará con ritmos y sonidos muy suaves, y una narración pausada y con períodos muy breves de silencio para dar tiempo a tu peque a dibujar en su mente las imágenes mentales que le dictes.

¿Qué se necesita para ello?

Lo ideal es tener un zafu (cojín redondo para sentarse aparentemente en arena de mar) y un zabutón (cojín rectangular que sirve de base para el zafu). Son vitales para evitar calambres, posturas inadecuadas o resfriados por tener contacto directo con el piso. En la actualidad, ya hay accesorios más variados, sofisticados y hasta personalizados, lo cual hace que el precio aumente. Opta por lo sencillo, y si los usas con tu peque, te aseguro que te pedirá repetir la experiencia hasta convertirse en un hábito.

Finalmente, en KidsZone te recomendamos el libro “Tranquilos y atentos como una rana” de Eline Snell, el cual incluye un disco con meditaciones guiadas de entre 4 y 10 minutos. Snell es una terapeuta holandesa que, además de aconsejar el uso de la meditación en escolares, también capacita a docentes a favor de la atención plena. Al usarlo te puedo garantizar un aprendizaje significativo en el ramo de la meditación. Además, a los peques les encantará.

Por último, si eres docente, considéralo para iniciar tus clases con una meditación guiada muy breve. Yo lo hago con mis estudiantes añadiendo luces de colores que se reflejan el techo del salón de clases, y me asombra la manera tan detenida y observadora con la que fijan su mirada en el movimiento; y sus oídos en mis palabras. Para mí es, también, una forma de demostrarles mi cariño y atención con ayuda de la palabra. Así que no dudes en compartirnos tus resultados.

Fuente de información: Opinión de Luis Durán en www.milenio.com

Por Elena Díaz (maestra de fomento a la lectura infantil, redactora y activista por los derechos de los animales). @Elena6Morado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *