Los niños no se “pierden” afuera, sino dentro del hogar.

Los hijos no se “pierden” en la calle, la pérdida se inicia en el propio hogar con padres ausentes, y siempre ocupados, provocando que  los peques generen un cúmulo de necesidades no atendidas y frustraciones no gestionadas, creando un adolescente desarraigado tras una infancia de desapegos y de un amor que nunca supo educar, orientar, ayudar.Claro que siempre habrá excepciones.  Siempre hay hechos puntuales que se escapan de esa dinámica. Pero en esta entrada hablaremos acerca de la mayoría de los casos

Generalmenre, por dificil de creer los padres no siempre terminan de aceptar este tipo de responsabilidad, cuando un niño evidencia conductas agresivas en su escuela o lugares en donde se desarrolla, y se toma contacto con los padres, por lo general la familia culpabiliza al sistema, a la propia escuela y a la comunidad dentro de esta por “no saber educar” y por no intuir necesidades y aplicar estrategias adecuadas.

Es cierto que en lo que se refiere a la educación de un niño todos somos agentes activos (escuela, medios de comunicación, sociedad en general…), pero es la familia la que hará germinar en el cerebro infantil el concepto de respeto, la raíz de la autoestima o la chispa de la empatía.

Muestra de lo que se quejan muchos terapeutas, orientadores escolares y pedagogos es del carente apoyo familiar que se encuentran al momento de realizar intervención son los niños o adolescentes problemáticos o con problemas emocionales o de aprendizaje.

Cuando no hay una cooperación verdadera o inclusive cuando un papá o una mamá desautoriza o al profesional, lo que conseguirá es que el niño,  continúe perdido.  Ese adolescente se verá con más potencia para continuar desafiando y buscará en la calle lo que no encuentra en casa o lo que el propio sistema educativo tampoco ha podido brindarle.

Hay niños y adolescentes difíciles y demandantes que gustan portarse como auténticos tiranos, incapaces de asumir responsabilidades, y que adoran sobrepasar los límites que otros les imponen, todos conocemos más de un caso, no obstante debemos estar consciente de que eso no es algo nuevo y sobre todo darnos cuenta de que esto no lo ocasiona Internet, ni los videojuegos ni un sistema educativo permisivo, nosotros mismo como padres lo hacemos.

Los niños evidencian las mismas necesidades y conductas de siempre contextualizadas en nuevos tiempos.

  • Lo primero que debemos hacer es no patologizar la infancia ni la adolescencia.
  • Lo segundo, es ocupar la responsabilidad que nos toca a cada uno como agentes sociales.
  • Lo tercero es comprender que los niños son el futuro de la Tierra, pero antes que nada, son hijos de sus padres.

Los nutrientes para una virtuosa educación

Cuando un maestro se reúne con una madre o a un padre para comentarles de la mala conducta de su hijo, lo inicial que siente la familia es que se está poniendo en tela de juicio el amor y cuidado que se tiene por el niño. No es real. Lo que pasa, es que a veces ese afecto, se proyecta de forma errónea.

  • Amar a un hijo no es cumplir con todos sus caprichos, quitarle las fronteras o evitar decirle “no”. El amor genuino es el que guía, el que inicia desde que el niño empieza a tener conciencia.
  •  El niño demandante no detiene sus conductas con un grito o con dos horas de soledad en la propia habitación. Lo que exige, necesita y agradece es ser atendido con palabras, con nuevos estímulos, con ejemplos y con respuestas a cada una de sus ávidas preguntas.

Debemos tomar comprender de que aunque en esta época donde muchas mamás y papás están obligados a cumplir jornadas de trabajo arduas, que complican el balance con el tiempo y relación familiar, lo que importa no es el tiempo real que compartamos con los hijos. Lo que importa es la Calidad de ese tiempo.

Los padres que saben intuir las necesidades y emociones, que están presentes para guiarorientar y  favorecer intereses, sueños e ilusiones, son los que dejan huella y también raíces en sus hijos, evitando así que esos niños salgan a la calle en búsqueda de ellos.

Los beneficios del juego en el desarrollo de tu hijo

¿Te gustaría saber los beneficios del juego en el desarrollo integral de tu peque? Conoce la importancia que tiene tu papel como padre.

Jugar es una actividad que nutre todas las áreas del desarrollo humano, propicia la interacción social, a la imaginación, es una herramienta natural con la que se expresan sentimientos o emociones, aporta al aprendizaje y muchos otros beneficios más.

El juego infantil es una actividad trascendental y muy importante en los peques debido a que además de divertirlos, descubren, interactúan, integran y representan toda la información que obtienen del mundo desarrollando múltiples habilidades que les serán de gran utilidad en todos los ámbitos que le rodean como son el escolar, el familiar, el social, el emocional, el cognitivo , el creativo y en general en la preparación para la vida adulta.

Dentro de las bondades del juego, se encuentra la integración de conocimientos o vivencias y se desarrollan de manera integral las diferentes esferas del desarrollo del niño como:

Las acciones que se realizan con los juguetes y el juego facilitan el desarrollo de actividades de aprendizaje y favorece la formación del pensamiento lógico y científico.

Otro de los beneficios del juego es la socialización a través del encuentro con otros niños, siendo de gran beneficio para los peques con sus iguales ya que además de estar en su misma etapa de desarrollo adquieren nuevos conocimientos y habilidades.

El desarrollo de habilidades sociales es indispensable para que el niño pueda tener un mejor desempeño y desenvolvimiento en los siguientes ámbitos:

-Escolar 📚

-Social 👬

-Laboral ✍🏼

-Familiar 👨‍👩‍👧‍👦

Los peques descubren y logran entender sus diferentes roles posibles dentro de la dinámica, el trabajo en equipo, aunado a que experimentan la importancia de las reglas y la disciplina; lo que los lleva al autoconocimiento en donde puede observar sus fortalezas – debilidades y así construir su autoestima.

La interacción que tengan los papás es fundamental para vincularse con los niños, la guía de los padres en las actividades de juego son una forma de incentivar el proceso de aprendizaje, marcando un diferenciador en el ámbito escolar, ya que los niños que estuvieron expuestos al juego individual con padres y pares durante los primeros años de vida muestran mejores habilidades en comparación con los que no tuvieron esa oportunidad de juego.

 

¿Qué tipo de inteligencia tiene tu hijo?

Cada niño uno se desarrolla a su ritmo y de manera diferente, mientras que a unos se les dan bien los deportes, a otros se les dan mejor todas aquellas actividades que tiene que ver con lo artístico.

Esto está relacionado con la teoría de las “inteligencias múltiples” que fue propuesta y desarrollada por Howard Gardner asegurando que existe más de una manera de aprende y por lo mismo propone que las actividades que se planteen en clase respeten las capacidades de cada niño, por lo tanto no se les puede enseñar de la misma manera.

De este modo, Howard Gardner rechaza la idea de que exista una sola inteligencia capaz de ser medida por exámenes.

Alguien que obtenga una puntuación baja en una prueba de estas podría ser un genio incomprendido en otras áreas.

Las distintas inteligencias múltiples en niños

Cada una de las inteligencias múltiples en niños de las que habla Gardner se localiza en una zona del cerebro. Esto explica que a cada niño se le den mejor unas materias que otras o tenga preferencia por alguna de ellas.

Hoy podemos hablar de ocho inteligencias y media. Todas ellas distintas y semi-independientes. Estas son:

– Lógico – matemática: 

Su capacidad de resolución de problemas es muy llamativo y suele relacionarse con un tipo de inteligencia no verbal, es decir, que uno puede saber la respuesta a un determinado problema mucho antes de haberla verbalizado. A este tipo de niño se le da bien y tienen preferencia por actividades como: resolver misterios o pruebas de ingenio, hacer rompecabezas, realizar ejercicios de lógica, contar o hacer cálculos, organizar información en tablas, arreglar cuestiones informáticas, jugar a juegos de estrategia, hacer estimaciones, memorizar números y estadísticas.

– Lingüística: 

Este tipo de inteligencia define a aquellas personas que son hábiles y tienes preferencias por actividades como: leer, charlar, contar chistes, escribir cuentos, hacer diarios, escribir poemas, aprender idiomas y jugar a juegos de palabras.

– Visual espacial: 

Este tipo de inteligencia hace referencia a la capacidad de resolución de problemas espaciales. Son personas con habilidades como: dibujar, pintar, garabatear, leer mapas, contemplar cuadros o pinturas, resolver laberintos, jugar a juegos de construcción.

– Musical.

Son niños con habilidad innata para el aprendizaje de los diferentes sonidos, lo que va evolucionando en una gran capacidad para cantar y tararear, escuchar música, tocar instrumentos, componer canciones, asistir a conciertos, seguir o marcar ritmos.

– Kinestésico-corporal: 

Es también innato sólo que algunos son capaces de desarrollarlo más en profundidad. Son aquellos que se les da bien: bailar, actuar, imitar gestos o expresiones, hacer deporte, correr, moverse, saltar, etc.

– Intrapersonal: 

Son aquellos que trabajan de manera autónoma, establecen metas y cómo alcanzarlas, se conocen mejor a sí mismos, comprender sus sentimientos, saber sus puntos fuertes y débiles.

– Interpersonal:

Contraria a la tratada anteriormente, la intrapersonal. Aquellos a los que se les da bien: conversar, trabajar en equipo, ayudar a los demás, mediar en conflictos, conocer gente nueva.

– Naturalista: 

Son aquellos que que se les da bien; salir al campo, ir de acampada, hacer senderismo, cuidar de animales, conocer detalles de la naturaleza, reciclar, cuidar el medioambiente.

 

CREENCIAS QUÉ DEBEMOS ENFATIZAR EN NUESTROS HIJOS

Teresita García-Adame

Psicóloga Clínica – Maestra en Desarrollo Humano – Coach familiar.

Email: teresita.garcia-adame@hotmail.com

Derecho a una imagen positiva.

“Los  padres son los lentes  que usan los hijos para ver el mundo, por lo tanto si tú quieres generar lo mejor en tu hijo, las creencias son el elemento principal para que tu hijo formule una vida trascendente y lo conduzca a su mejor versión de sí mismo.”

CREENCIAS QUÉ DEBEMOS ENFATIZAR EN NUESTROS HIJOS

¿Qué es una creencia?

“Es el estado de la mente en el que un individuo considera como verdadero el conocimiento o la experiencia que tiene acerca de un suceso o situación”.

Es decir, es el conocimiento subjetivo que tienes de los sucesos que ocurren en el mundo, de las cosas/otras personas y de ti mismo. Es un sentimiento de seguridad sobre lo que algo significa.

Creencia de posibilidad. Se arraiga desde temprana edad, cuando el niño o la niña comienza con pruebas de ensayo error, quizá al caminar o controlar los esfínteres, los padres debemos dotar de la posibilidad de hacer y sí poder, dejando claro que todo lo anterior debe ser un aspecto siempre de buenas decisiones y crecimiento.  Dotar a tus hijos con la creencia de poder les dará la oportunidad de intentarlo y hacer más llevadera la frustración.

Creencia de ser capaz: Se interioriza cuando un niño hace consciente su capacidad para hacer determinada acción, es de vital importancia que lidiemos con la frustración del niño para evitar que genere una creencia limitante a sus capacidades y momento histórico. ¿Cómo se practica?

  • Paciencia
  • Tolerancia
  • Prudencia
  • Amor
  • Disciplina

Creencia de merecer: La mejor creencia de merecer es la de sentirse amado, recibido y aceptado. Si dotas a tus hijos de este triángulo les estarás dando la mejor nutrición parental: la que dignifica a una persona.

Con estas 3 creencias en positivo tus hijos tendrán una imagen de sí mismos de dignidad, amor y confianza.

Si te interesa profundizar más sobre estos temas en mi libro. Familias plenas podrás desarrollar y mejorar la narrativa de tu familia. Sígueme en mis redes sociales: Fb Corame – Teresita García Adame. Palabra de mujer. Hasta la próxima.

Las familias del siglo XXI

Psicóloga y Máster en Desarrollo Humano y coach familiar.

Teresita García-Adame

Facebook: Corame – Teresita Garcia-Adame

A  cada momento una palabra,  a cada instante un aprendizaje.

Uno de los grandes desafíos es creer, pensar y vivir sobre la premisa de que la vida no se mueve.  Se llega a asumir que el acompañamiento en la formación de un bebé es completamente igual que para un preescolar o un adolescente. Sin embargo, los momentos históricos de las familias son diferentes y para cada etapa existen retos como también momentos de alegría.

La consecuencia directa, real y madura es criar para la libertad. En nuestros planes está que los hijos  alcancen esa autonomía a través de potencializar sus capacidades y educar en valores. Insertar en esta sociedad hijos éticos, sensibles y con una buena dosis de pensamiento reflexivo.

Es vital reflexionar sobre cuáles son y tomar consciencia de los desafíos de nuestros hijos para equilibrarlos con las alegrías y satisfacciones de las que somos receptores. Lo primordial es darte cuenta que la maternidad y paternidad son equilibrio universal: “dar y recibir”, “tomar y dejar”, “construir y reconstruir”.

  1. No permitas que nadie contamine tu proceso de maternidad y paternidad con historias demoledoras de desconfianza. Ten presente que todo en la vida es cuestión de fe, o si así lo quieres ver, de afrontar con actitud y confianza.

Según algunas opiniones, no hay etapa de crecimiento que sea aterradora o desgarradora; los libros que predisponen sobre “los terribles tres primeros años”, o están las personas que vaticinan: “-Si es así en este etapa no quiero ver lo que hará cuando llegue a la adolescencia-“. Entiendo que no hay mala voluntad en esas aseveraciones. Sin embargo, se traducen en vivir la maternidad o paternidad como una cruz desoladora. El primer gran misterio de los padres es saberse alegres ya que el amor a sus hijos es permanente y cierto. ¿Cuántas situaciones de sufrimiento se pueden evitar si cambiamos la postura y buscamos soluciones?

En mi libro “Familias Plenas: Guía para el desarrollo humano familiar” amplio el tema y podrás encontrar nuevas herramientas para la crianza positiva, ética y con amor. Desde aquí mi deseo e intención que disfrutes tu maternidad y paternidad sabiéndote seguro que desde el amor no hay equivocación. Palabra de Mujer. Hasta la próxima.

FAMILIAS PLENAS: Conversaciones para la vida.

Por: Teresita García Adame

Maestra en Desarrollo Humano y Organizacional

Fb: Corame – Teresita García-Adame

Si vives en pareja y/o en familia, es importante tener conversaciones para la vida y desarrollo. ¿En qué consisten? Es de gran importancia generar charlas que construyan una mejor realidad. En proceso de coaching o terapia se les llama conversaciones de corazón a corazón. Busquen un espacio a la semana para dialogar sobre los objetivos que les gustaría alcanzar como familia. Siempre conversen y afirmen en positivo, es cuestión de práctica.

Cuando hablemos del error o miedo subrayamos el problema, te comparto un par de ejemplos:

  • Al acudir con un nutriólogo para mejorar nuestro estado corporal, la mayoría de las ocasiones nos somete a un régimen alimentario. Con la mejor de las intenciones te dice lo que NO puedes comer; sin embargo lo que sucede a nivel cerebral es que en automático lo apeteces y hasta te imaginas comiéndolo. Este lenguaje lo llamo “exterminador de voluntad y esperanza”.
  • Te gustaría que tu hijo deje de pelear con su hermano. El discurso de casi todas las familias es: “-Siempre es lo mismo contigo, no entiendes, siempre haces llorar a tu hermano, parece que no me escuchas- “.

Es necesario hacerlo diferente, usando el lenguaje de corazón a corazón, así:

  • Nutriólogo: “-Te voy a indicar la cantidad increíble de alimentos que puedes comer y te servirán para lograr tu objetivo. Recuerda: es temporal y lo más importante es que valdrá la pena el resultado- “.
  • Mamá al hijo: “-Tu hermano es una persona especial para ti. ¿Cuáles formas puedes descubrir para arreglar sus diferencias? Estoy segura que la siguiente vez harás lo mejor para tener una relación armoniosa con él- “.

¿Cuál de los 2 diálogos resuena más en tu confianza, autoestima y empoderamiento?

Probablemente estés teniendo un diálogo interno donde dirás:-”Eso es imposible vivirlo así-”. Por supuesto implica una gran dosis de paciencia y energía, pero sobre todo, de actitud y amor.

En mi libro: “Familias Plenas”, amplío el tema de límites en la crianza, donde te comparto vivencias y técnicas para lograrlo.

Retomando entonces, al tener este diálogo con tu pareja hablen de lo que SÍ desean. Busquen coincidencias y no diferencias. Manejen un lenguaje incluyente y firmen un compromiso de realización. Ten presente una máxima en la comunicación: “El que se opone, propone”, o en otras palabras; quejarse no sirve de nada si no empleamos alternativas para solucionar los conflictos. Es importante marcar una senda para alcanzar nuestro objetivo de manera más plena, el motivo principal es contundente: sufrir menos y gozar más. Hasta la próxima. Palabra de mujer.

 

LA IMPORTANCIA DEL ORDEN Y LA LIMPIEZA EN LA ETAPA INFANTIL

Por Elena Díaz. (Elena es maestra de fomento a la lectura infantil, redactora y activista por los derechos de los animales). Síguela en: @Elena6Morado

El orden y la limpieza son vitales porque, en gran parte, reflejan nuestro estado anímico (incluso los psicólogos lo asocian a la autoestima y a la convivencia familia), además de que motiva a trabajar, estudiar y a continuar manteniendo un sitio espacioso, iluminado, limpio y sin distractores. Esto aplica para adultos, jóvenes y niñ@s, pues entre menos cosas tengamos en un hogar, más fácil y rápido será limpiarlo; incluso destinaremos menos tiempo, dinero y preocupaciones a cuidar y mantener lo que poseemos. Por ejemplo: ¿Cuántas veces nos desesperamos porque no hallamos las llaves del auto? Y al intentar encontrarlas, tenemos que mover todo un montón de cosas que no sabemos para qué tenemos, pero ahí están ocupando espacio y almacenando polvo.

Pero ¿Qué pasa cuando ya tenemos montones de prendas, juguetes y accesorios en la habitación del peque y deseamos mantener el orden y la limpieza? Te propongo algunos puntos que deseo te sean de utilidad:

1.- Acuerdos entre familia: La práctica les ayudará a lograr el objetivo. No es necesario fijar una fecha exacta para una limpieza, bastará con que diariamente todos los integrantes de la familia dejen las cosas en su sitio, recojan lo que se ha caído y eviten comprar más objetos que no necesitan.

2.- Sí queremos desechar, donar o vender: Es una idea maravillosa porque no estarán generando más basura, sino que le darán un uso a aquello que a ustedes ya no les sirve. No quiere decir que regalemos lo indeseable a otros ¡No! Simplemente, se trata de ser generosos con la vida y agradecer lo que tenemos compartiéndolo; así que, por ejemplo, busca entre las cosas de tu peque aquellos juguetes que ya no use porque ya no le son divertidos, y juntos acudan a refugio a donarlos.

3.- ¡Hora de limpieza!:Pueden ordenar las cosas por colores, tamaños y formas. Les será de utilidad incluir letreros para que tu peque no se confunda en qué sitio va cada cosa. Pueden hacer más ameno este momento con música de su agrado o un audiocuento.

4.- Todos somos uno mismo: Si tu peque tiene 8 años, ya puede limpiar él solito su recámara, puedes apoyarlo limpiando tu recámara; así lo verá como una manera de imitarte y se sentirá apoyado. Si tu niño o niña es más pequeño, te recomiendo poner los juguetes en una repisa a su altura para que pueda ordenarlos y sacarlos sin inconvenientes. También recuerda que niños y niñas pueden barrer y sacudir, y ningún género lo hace mejor que otro.

5.- Una limpieza profunda, un premio: Considera adaptar la sesión de limpieza a la capacidad del niño y de la niña; es decir: No sería apropiado ponerlo a cargar cubetas de agua o poner sus manitas en contacto con detergentes.

En las limpiezas profundas (aquellas en las que sacamos cosas y muebles de los cuartos, y hasta pintamos una habitación) lo que quieran tirar o regalar, decídanlo juntos. Recuerda que tú conoces a tu peque mejor que nadie: Dialogando y llegando a acuerdos lograrán mucho.

6.- Lo nuevo cabe, pero ya tiene un espacio:Es importante deshacerse de 2 cosas antes de comprar una nueva. Por ejemplo: Si sé que mi peque necesita un suéter azul marino, primero ordenaré su armario para asegurarme de que no tiene uno del mismo color o parecido; y revisaré el estado de las prendas, seguramente, algunas ya ni le quedan y estarán listas para donar a un albergue o regalar a otro peque de la familia; así destino ese espacio a la nueva adquisición.

Por último, verás que con disposición y motivación, toda la familia llevará a cabo sus actividades cotidianas con agrado, incluso se verán reducidas las enfermedades respiratorias a causa de que el polvo y pelusa disminuirá al mantener el orden. Un hogar limpio es un hogar en armonía.

Fuente de información: www.eresmama.com

5 TIPS PARA PRESENTAR A LA MESA LOS ALIMENTOS DE LOS PEQUES

Por Elena Díaz. (Elena es maestra de fomento a la lectura infantil, redactora y activista por los derechos de los animales). Síguela en: @Elena6Morado.

 

La hora de la comida es un momento especial en el que además de compartir los alimentos también conversamos sobre los buenos y malos momentos que tuvimos durante el día, pero qué pasa cuando tu peque no se siente atraído por lo que hay en su plato o qué tal y sólo quieres consentirlo preparándole una rica comida con una presentación diferente y divertida. Te invito a darle un vistazo a estas opciones culinarias para consentir a cualquier niño, niña y adolescente de la familia.

 

1.- Los colores:Aquello que tenga color vistoso e intenso sin duda llamará la atención de tu peque (puede rechazarlo o parecerle apetecible). Algunos expertos consideran que los colores influyen en gran parte en las emociones, y debe serlo pues hasta al vestirnos seleccionamos con precaución el color que deseamos portar durante el día. Permite a tu peque que desde bebé toque, mire y saboree los alimentos, así desarrollará su tacto, gusto y olfato, pues es una forma de relacionarse con el mundo.

Ofrece alimentos con diversos colores y variables durante la semana. Por ejemplo: Si haces un puré o ensalada agrega trozos de comida que contrasten como pedacitos de jitomate, brócoli o queso.

2.- Trozos fáciles de masticar:Recuerda que los niños y niñas se encuentran en una etapa de exploración y por eso algunos se llevan un buen tiempo masticando sus alimentos. Ten paciencia. Con niños pequeños intenta convencerlos cortando la comida a manera de figuras geométricas, pide que te ayuden a usar estos cortadores que son muy fáciles de manipular y con formas de animales ¡Les encantará! Y estará explorando sus alimentos: Pegajosos, crujientes, con olor, resbaladizos y con grumos.

3.- Las porciones:Un plato lleno de comida asombrará a tu peque y, probablemente, no quiera comer porque se sentirá intimidado al ver tanto alimento. Así que considera ofrecerle variedad de alimentos en pocas cantidades. Acompáñalo en la hora de la comida, previamente pide que te ayude a poner los vasos y cubiertos, conversen y hagan de este momento una experiencia disfrutable.

4.- Los platos y cubiertos:Actualmente en el mercado hay platos muy bonitos con texturas o rostros humanos en blanco para que el niño, con su comida, agregue ojos, nariz, cabello y boca. También hay platos con tapa movible de acuerdo a los movimientos de los peques (sobre todo si son bebés). Úsalos ocasionalmente. Con niñ@s pequeñ@s apóyate en los cubiertos entrenadores, pues no tienen filo y son de material plastificado para que los menores no se lastimen al tomar el alimento con su boca.

5.- Los sabores:Considera limitar los refrescos, golosinas y alimentos procesados con muchas grasas, pues muchos están hechos para generar adicción. El sabor y temperatura puede variar de acuerdo a la temperatura, así que cuando tu peque no desee un alimento piensa sus razones.

De vez en cuanto visiten un restaurante para probar un menú nuevo.

Es muy interesante saber cómo los colores persuaden a los niños a acercarse o no a un platillo. La conclusión a la que se llegó en un experimento científico en Brazil es que los niños se dejan llevar por el color (especialmente por el rojo), mientras que los adolescentes por el sabor; sin duda, también los alimentos marcan nuestras experiencias y etapas de vida. Seguramente cada vez que tu peque de una probada a una comida o bebida, en su imaginación, estará viajando por el tiempo.

Fuente de información: https://blog.seccionamarilla.com.mx/comida-para-ninos-jugar-con-los-sabores/

 

¿CÓMO ENSEÑARLE BUENOS MODALES A LOS PEQUES?

Por Elena Díaz. (Elena es maestra de fomento a la lectura infantil, redactora y activista por los derechos de los animales). Síguela en: @Elena6Morado

 

Este artículo decidí titularlo con las palabras “buenos modales” porque la gran mayoría de valores, acciones y lenguaje tienen una consecuencia favorable y desfavorable para convivir en sociedad, las cuales los niños y las niñas las aprenden y repiten; sin embargo, conforme los peques se van desarrollando su comportamiento, habla y opinión se van independizando hasta ser más críticos y argumentativos. Pero ¿Cómo enseñarle buenos modales? ¿Cómo transmitirlos? Aquí la información:

 

Los buenos modales son aquellas acciones que representan nuestra educación como forma de vivir en armonía considerando al otro. Están relacionados con la manera de distinguirnos y tratar con amabilidad al otro. Por ejemplo: Cuando le enseñamos al peque a decir “por favor” y “gracias” tomamos en cuenta la disposición del otro para conseguir algo con amabilidad, y el agradecimiento al sentirnos satisfechos porque con ayuda fue más sencillo y útil obtener lo que anhelabamos. Y es que, en la mayoría de los casos, cuando ocupamos los buenos modales recibiremos un bonito trato y hasta una sonrisa.

 

¿Cuáles serían los buenos modales?

 

Te enlisto algunos modales que te servirán como base para considerar otros que te sean de importancia, pues cada familia decide cuáles se aprenden primero, y cuáles después. Reflexiona sobre la edad de tu peque, los lugares que frecuentan y las personas con las que conviven para que pueda hacerlos suyos lo más pronto posible.

 

Gracias: Invita a tu peque a agradecer cuando recibe algo y cuando es tratado con amabilidad. Por ejemplo: Cuando recibe un obsequio de cumpleaños o cuando recibe el platillo que pidió en el restaurante.

 

Por favor: Recuérdale a tu hij@ pedir con respeto aquello que necesita. Por ejemplo: Cuando desea ser atendido en una papelería o cuando quiere que le resuelvan una duda. Es importante señalar que, aunque pidamos las cosas con amabilidad, a veces no podrán ser concedidas.

 

Lo siento: Reforzar el pedir una disculpa, hará que tu peque sea sensible y cuidadoso al trato que da a las personas. Por ejemplo: Cuando accidentalmente golpea a otr@ niñ@ o cuando miente.

 

Hola, hasta pronto:Con un saludo y despedida nuestr@ peque se hace visible en una reunión, y con su despedida deja su recuerdo y deseos de regresar. Por ejemplo: Dar los buenos días cuando llega al salón de clase, despedirse en una reunión familiar.

 

¡Cof, cof! ¡Achú!: Tapar la boca y nariz al toser o estornudar además de ser un buen modal, también es higiénico para tu peque y para quienes lo rodean. Por ejemplo: Recuérdale que es importante que tape su nariz y boca con el antebrazo, no con las manos. Aunque esté enfermo o no, es importante que lo lleve a cabo.

 

¿Se puede?: Importante convencerlo de que lo haga antes de entrar a una habitación y dando unos golpecitos a la puerta; así podrá entender el respeto a la privacidad. Por ejemplo: Antes de entrar al baño o a la habitación de papá y mamá.

 

¿Por qué la importancia de los buenos modales?

 

Porque las niñas y los niños serán los beneficiados, ya que aprenderán a tratar a los demás como seres con sentimientos y merecedores de un trato amable, simplemente, compartimos el mundo con millones de personas; y muchas de ellas quizá no las vuelvan a ver ¡Qué mejor que hacer de un momento único, una vivencia cordial!

 

1.-Sé el ejemplo: Los pequeños y pequeñas a tu cargo te miran y te imitan. Verás que es más sencillo ser imitado. En cualquier situación o servicio que necesites, muestra a tu peque la forma amable de pedir y agradecer.

 

2.- Apostar por los hábitos: Mientras más practiquen, como familia, los buenos modales más fácil será que tu peque haga parte de sí las palabras bondadosas. Aunque cotidianamente tengamos contacto con nuestra pareja, siempre hay tiempo para una palabra de agradecimiento.

 

3.- L@s niñ@s también son guías: Estos renglones son mis favoritos porqueme permite expresar la confianza y el poder que, sin duda, tienen nuestros peques. Mucho de lo que aprenden los niños y las niñas lo reproducen constantemente mientras conviven, así que también se convierten en personas que transmiten conocimiento, emociones y modales.

 

Finalmente, no me parece correcto etiquetar a los menores de edad como “peques educados” o “peques no educados” porque están en constante aprendizaje y, por lo tanto, hay equivocaciones y aciertos; así que tengamos paciencia y confianza en que aprenderán. Y como adultos, no dejemos de recordarles e invitarlos a practicar la amabilidad, el respeto y la paciencia por medio de la acción y la palabra. Así que no seamos duros con nuestr@s niñ@s, pues ahora más que nunca necesitamos un trato y palabras agradables para los demás.

 

Fuente de información: www.serpadres.com

MI HIJO ME PIDE UN ANIMAL DE COMPAÑÍA ¿QUÉ HAGO?

Por Elena Díaz @Elena6Morado

 

Los animales son seres bellos por el simple hecho de existir y también son muy tiernos, por ello los deseamos y queremos tenerlos cerca de nosotros, pues ¿Cómo no querer acariciar y llenar de besos a un lindo perrito con ojos grandes y enternecedores? Y con ello viene la idea impulsiva de muchos niños: ¡Quiero un animalito en la familia! Y como adultos, pocas veces, lo reflexionamos y planeamos, sin embargo, la pregunta aparece una y otra vez ¿Podemos tener un nuevo integrante en la familia? Querer y poder no es lo mismo y es importante que ayudes a tu peque a diferenciarlos.

 

No podemos tener todo lo que deseamos: No intento romper la ilusión de tu peque, pero la frase es cierta: No todos estamos preparados para cuidar de otro ser vivo, y es que muchos psicólogos recomiendan que los niños y niñas convivan con animales para que socialicen y sean más responsables; pero los infantes están para ser cuidados y protegidos, no para forzarlos a supervisar a otro igual de pequeño y delicado que ellos.

 

Si tu hij@ quiere un animalito, pregúntate si tú también lo quieres y estás dispuest@ a responsabilizarte de él; si es así ¡Adelante! Te aseguro que formarán una linda familia, aprenderán de una experiencia armoniosa; si no es así, te aseguro que el panorama será desolador (principalmente para el animal) porque lo tratarás con disgusto, lo descuidarás y se pondrá mal de tristeza y enfermedad. Desde luego que nadie merece eso, y no sería apropiado que tu peque observe una escena así. Así que muchas veces es razonable y maduro decir: Por ahora no.

 

Queremos un perro y un gato ¿Qué sigue?: Lo mejor es adoptar y no comprar un animal. Hay millones de perros callejeros que mueren en el olvido, otros viven en albergues y sus rescatistas no pierden la esperanza de que estos sean adoptados; así que si queremos un mundo mejor, optemos por brindar un hogar amoroso y responsable a quienes más lo necesitan. Además, los animales no son objetos para ser vendidos.

 

Acércate a un refugio y pregunta por el temperamento del perro o gato, su gusto por los niños, su actividad física y edad. Créeme que eso más importante que la raza. Muchos de los interesados en adoptar sólo se dejan llevar por el aspecto físico del animal, pero si observas mejor otras características te aseguro que estarás educando a tu peque sobre el amor sincero y desinteresado.

 

¿Y los animales exóticos?: Yo no los aconsejo, creo que es vital que sólo perros y gatos convivan en casa con humanos ¿Por qué? En mi experiencia no dejo de ver cómo la gente compra peces, tortugas y hasta monos que después se vuelven una carga y se les mueren porque no saben cuidarlos. Sólo se vuelven historias: Yo tenía un cangrejo, pero mi hermano lo echó a la licuadora y lo mató; tuve una tortuga pero se perdió en el patio y nunca apareció; tenía un pez, pero no supimos poner el agua en su temperatura correcta y vimos cómo se moría.

 

Los animales no son probetas de experimentación, su vida es única e irrepetible. Además, la mayoría de las veces, el tener uno de estos animales implica su adquisición por medio del dinero, y a los vendedores sólo les importa vender y secuestran a estos seres de su hábitat separándolos de su familia.

 

Pasa el tiempo y para los animales también: El adoptar o rescatar de la calle a un animalito es una responsabilidad de 10 a 15 años, por ello debemos considerar que no podremos abandonar o devolver al perro o gato si rompe la sala (de hecho entre más pequeño sea, más probabilidad tiene de hacer travesuras). Lo aconsejable es adoptar un animal maduro, ya que además son los menos adoptables porque, por impulso, nos atrae más un cachorro que un adulto. Es una bonita oportunidad para que tu peque aprenda que todo ser vivo es valioso y merecedor de afecto.

 

Recuerda que tener o no un animal es una responsabilidad que podemos o no tener, no es una obligación.

 

¿Qué aprendimos de esta experiencia?: Si antes has tenido un animal de compañía, recuerda lo que tu familia ay tú hicieron bien y mal, y aprende de ello. Conozco decenas de casos en los que las familias pierden a sus animales por no llevarlos con placa y correa o los tenían viviendo en la azotea y, nuevamente, a pesar de los errores cometidos (de manera repetida) siguen incluyendo seres que no pueden ni deberían tener. En cambio, si tu experiencia fue agradable, estoy segura que harás feliz al animalito que tu familia integre y que tu pequeñ@ reforzará su sensibilidad y solidaridad ante toda forma de vida.

 

No te quedes con las ganas: No pretendo desilusionarte y echar atrás la idea de aumentar más integrantes a tu familia, sólo deseo que lo reconsideres, puede que sólo éste no sea el momento, pero con el paso del tiempo sí sea posible.Los puntos que te enuncié, muchos peques no los conocen o toman en cuenta, pues los invade la emoción, y por ello sería apropiado que se los platiques para que conozca las razones (si es que optas por un no); y también acláralos con él si tu respuesta es un sí.

 

Finalmente, no todo está perdido, porque también es aceptable no querer un animalito de manera permanente en nuestro hogar; y lo que puedes hacer es ayudar a quien encuentra a perro o gato abandonado bajo la lluvia cuidándolo de manera temporal (te servirá como prueba para saber si te puedes adaptar a un nuevo integrante peludo) o visita un albergue un fin de semana y, como familia, acudan a limpiar casitas de los rescatados, a alimentarlos, pasearlos o asearlos. Te aseguro que los niños y niñas se emocionarán, pues también es una forma necesaria y enriquecedora de ayudar.

¿Te ha gustado este artículo? ¿Tienes dudas? No dudes en escribirnos ¡Estamos para escucharte!